jueves, 29 de octubre de 2009

Los sapos venenosos no son mascotas

Como bien hemos mencionado anteriormente los sapos pertenecen a la especie de las ranas y es por esta razón que también podemos encontrarnos con algunos ejemplares de sapos venenosos.
En este sentido debemos decir que muchas veces los sapos venenosos suelen ser algo difíciles de detectar, ya que si bien, en algunos casos son muy parecidos a las ranas en cuanto a sus colores y estructura físico, debemos decir que la mayoría de las veces los sapos venenosos son verdes por eso no debemos confiarnos demasiado ante la presencia de un sapo desconocido.
Decimos esto porque los sapos venenosos tienden mucho a meterse en jardines de hogares de familia, y muchas veces, pensando que es un sapo común, lo agarramos o tenemos contacto con él.
Es fundamental que esto no sea así ya que como bien hemos explicado en otros artículos de nuestros sitios, al igual que las ranas, los sapos venenosos en algunos casos desprenden su veneno de su piel, es decir que ante el mínimo contacto que tengamos con estos animales corremos el riesgo de intoxicarnos e infectarnos rápidamente y dependiendo de la especie de la que estemos hablando, dicho veneno puede ser letal en menos de 24 horas, y en casos extremos en menos de 4 horas.
Por eso es importante que en el momento en que notemos algunos síntomas después de haber estado en contacto con un sapo, lo primero que debemos hacer es correr a un hospital para que nos apliquen el antídoto correspondiente.
Para que podamos entender un poco de que se tratan los síntomas diremos que uno de los más comunes es sin duda la fiebre altísima y el sudor frío constante; además los músculos no responden y en muchos casos, si el veneno es muy potente es probable que le produzca parálisis en todo el cuerpo.
Por otro lado también debemos decir que en otros casos, aparecen reacciones en la piel, como verrugas, manchas, arrugas, y todo tipo de características que se asemejan mucho a la piel de los sapos más grandes. No obstante debemos tener en cuenta que muchos sapos no venenosos lucen igual a ellos por eso debemos tener cuidado de no lastimarlos en el caso de que los queramos alejar.
Lo más recomendable es atraparlos y dejarlos libres en algún ambiente que sea adecuado para los sapos de este tipo, ya que por mas de que nos crucemos con algunos sapos venenosos, matarlos no es la solución y es importante que tengamos esto en cuenta. Por otro lado debemos destacar que muchas personas cometen el error de adoptar sapos venenosos como mascota, algo que lógicamente debería estar prohibido ya que no es recomendable que estemos en contacto con este tipo de animales.
Además, los sapos venenosos no solo contagian por la piel, sino que también la baba de los mismos, y la lengua son dos conductos perfectos de veneno, y por alguna razón, hay personas a las cuales les resulta divertido que el sapo, cuando saca su lengua alargada les toque la piel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada